Apúntate
12 enero 2017

Ángela Cuenca, caso de éxito en Synergym Málaga Los Tilos


Soy Ángela Cuenca Bravo, y aquí os cuento mi historia. Ya se ha cumplido un año desde que empecé a entrenar en Synergym Málaga Los Tilos. Y mi primer año en un gimnasio, ya que no había estado nunca en uno. A lo largo de este año he descubierto lo que se ha convertido para mí en una gran pasión: ¡ENTRENAR! A pesar de no haber estado nunca en un gimnasio siempre me he mantenido activa y el deporte, unas épocas más y otras menos, siempre ha estado presente en mi vida. Me considero una persona que le gusta estar activa, moverse, cambiar, no parar,… Hace unos años, cuando comencé mi carrera (Enfermería) empecé a cambiar hábitos de alimentación y a cuidarme más. Un día, en vez de echar azúcar al café le echas sacarina o en vez de untar la tostada con mantequilla le pones aceite de oliva. Y así fui cambiando mi alimentación haciéndola más sana de lo que ya lo era. Lo de empezar a entrenar con pesas vino después, cuando a través de Instagram conocí a chicas que entrenaban con pesas y llevaban un estilo de vida “fitness”. Y viéndome a mí y comparándome con ellas, yo era un “bicho palo”, así que me propuse cambiarlo. Al principio estuve unos meses entrenando en casa con un par de mancuernas, buscando ejercicios en internet. Hasta que abrió Synergym Málaga Los Tilos.
Y así comencé a entrenar. Con rutinas que yo me hacía, con las tablas de ejercicios que me ponían en el gimnasio, o sino improvisaba. Al principio no tenía mucha idea de que pesos coger y cuantas repeticiones ni cuantas series,… Pero poco a poco he ido aprendiendo, consultando, preguntando, buscando,… Lo que me ha movido a seguir entrenando ha sido seguir mejorando, y no solo a nivel físico sino a nivel deportivo y mental. Para mi, ir al gimnasio no es para nada una obligación, sino todo lo contrario, es uno de los mejores momentos del día, porque es donde descargo mi estrés, libero mi mente. Entrenar cambia mi estado de ánimo. Ir al gimnasio para mí no es ir a echar el rato y hacer dos o tres ejercicios con una mancuerna de 2 kg. Me gusta superarme y mejorar en cada entreno, ver hasta dónde puedo llegar. Además de entrenar, en el gym he pasado y paso muy buenos ratos, charlando con los monitores, contándoles que he hecho el fin de semana, haciendo el tonto,… La verdad, esto es algo que me sorprendió mucho de Synergym, el trato con los clientes. Cuando yo pensaba en un gimnasio, pensaba que uno iba, hacía sus ejercicios y se iba. Pero aquí no, desde el primer día siempre se han preocupado por si necesitaba ayuda, me han corregido, me han explicado nuevos ejercicios, incluso sin tener que preguntar. Se agradece mucho que se acerquen a ti y te pregunten “que tal”, que te ayuden a terminar las últimas series, te animen, o incluso que se rían de las caras que pones jajaja.

Como todo el mundo sabe, un año da para mucho y a mí me ha dado para tanto que aquel “bichito palo” que entró a Synergym en enero de 2016 ha cambiado mucho. La verdad que los cambios se han dado casi sin darme cuenta, solamente comiendo sano y entrenando 4-5 veces a la semana. Han llegado solos. Pienso además que esto es lo ideal que debería hacer todo el mundo: comer bien y hacer ejercicio diariamente. No digo que tenga que ser entrenar con pesas, con hacer algo que mantenga al cuerpo activo es más que suficiente. Muchos pensareis que mi cambio físico ha sido porque me paso mucho tiempo en el gym o “me mato” haciendo pesas, o es genética, o porque solo como lechuga. Y no, el truco no está ahí. Actualmente suelo ir al gimnasio entre 4 y 5 veces a la semana; dos días entreno piernas, otro brazos, otro espalda y el quinto suelo entrenar hombros y abdominales o voy a andar en la cinta (por hacer algo xD). Además, no suelo hacer cardio, solo algún día que ando en la cinta después de entrenar. Como véis, no hay magia ni truco. La clave de todo está en algo que para mí es fundamental: la alimentación; que tampoco se basa en comer arroz con pollo todos los días, ni vivir a base de lechugas, ni mordiendo zanahorias. A lo largo de este año me he dado cuenta de que llevar una vida sana no es más que mantener un equilibrio, que si un días te comes un dulce no quiere decir ni que al día siguiente te vayas a levantar con 3 kg mas, ni que te tengas que morir de hambre, ni meterte en todas las clases que haya ese día en el horario para compensar. Es aprender a conocerte y saber lo que tu cuerpo necesita, además siendo enfermera pienso que adquirir unos buenos hábitos tanto de alimentación como de ejercicio es fundamental para estar sanos.
Ya solo me queda, por un lado animar a tod@s a hacer ejercicio, a mantenerse activos. Y, sobretodo, dar las gracias a todo el equipo de Synergym Málaga Los Tilos por recorrer conmigo este año de cambio y que espero poder seguir pululando por ahí algunos años más y mejorar cada día.
Ángela Cuenca Bravo
Socia de Synergym Málaga Los Tilos

Categorías: Casos Reales, Casos Reales Synergym Los Tilos, y Synergym Málaga Los Tilos. Etiquetas: alimentacion, caso exito, caso real, deporte, Fitness, Gimnasio, Los Tilos, málaga, pesas, Synergym, y vida sana.